El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Acceso Club
Miércoles,
25/04/2018
Andalucia Aragón Asturias Baleares C. La Mancha C. y León Canarias Cantabria Cataluña Ceuta Extremadura Galicia La Rioja Madrid Melilla Murcia Navarra País Vasco Valencia
Mª José Canales, psicóloga clínica (www.psico-terapia.com)

11/10/2012

Importancia de la comunicación (II)

Importancia de la comunicación (II) Para que la comunicación sea eficiente tiene que ser de interés para el entrenador y para el entrenado. Ésta se fundamenta en la comprensión y el beneficio mutuo. En todo tipo de comunicación, no solo en la deportiva, la mejor situación es la que tiene lugar sin la presencia de otros, porque las diferencias individuales son notables.

Constantemente utilizamos nuestras habilidades comunicativas para influir en la gente. En el campo docente buena parte de la eficacia viene de la mano de aprovechar positivamente estas habilidades. El entrenador es educador y como tal debe conocer estas habilidades.

¿Cómo logra la máxima capacidad de maniobra el entrenador frente al deportista? La base puede residir en que el entrenador sabe que el deportista le necesita más de lo que él necesita al deportista. El entrenador tal vez sabe lo que le gustaría lograr del deportista, pero ganarse su colaboración y conseguir motivarle para conseguir un rendimiento máximo es la tarea más difícil. Lograr que el deportista abandones sus hábitos y se decida por un enfoque constituye un factor decisivo para realizar un buen entrenamiento. En esencia, la tarea principal del entrenador consiste en influir sobre el deportista para que afronte de un modo distinto sus hábitos y costumbres. Para esta tarea la postura (el marco de referencia) del deportista es de una enorme importancia.

Los atletas también son personas que poseen sus propios valores, creencias y prioridades, que pueden utilizarse para estimular la aceptación y puesta en práctica de las directrices del entrenador. El preparador tiene que comunicar y encuadrar sus directrices teniendo en cuenta el marco de referencia de cada deportista para que acepte y valore lo que se le dice. El hecho de saber cuál es la postura de una persona nos permite determinar las directrices necesarias para encuadrar una sugerencia, un comentario, una frase para que sea aceptada. La persuasión desempeña un significativo papel en todos los aspectos de la interacción humana. Dentro de la disciplina deportiva una persuasión eficiente puede facilitar bastante la colaboración.

Un preparador debe estar atento a la postura de la persona a la que entrena, y a las diferentes facetas de sus vidas. El entrenador debe utilizar lo que el deportista tiene, lo que trae consigo. Lo difícil de la cuestión no reside en la técnica sino en superar la tentación de enfrentarse y discutir con personas que tienen un marco de referencia diferente al nuestro. Por el contrario hay que escuchar el lenguaje de aquel a quien se pretende entrenar.

Como cualquier otro profesional, los entrenadores deportivos tienen la obligación de estar bien formados o de seguir formándose a lo largo de su vida profesional. Es importante que además de una formación teórica, tengan recursos psicológicos y pedagógicos para poder desarrollar su labor, ya que si un entrenador no posee de estos conocimientos, o no se apoya en ellos, difícilmente podrá enseñar los contenidos teóricos ni podrá tener una buena relación con sus deportistas.

El preparador no solo tiene que saber de deporte sino que tienen que saber enseñarlo, y para ello se apoyará fundamentalmente en los conocimientos de la Psicología deportiva. Se deben formar en cómo enseñar habilidades interpersonales y sociales, como medio para conseguir una buena comunicación.

La relación entrenador-deportista se debe realizar siempre bajo premisas psicopedagógicas, por lo que los entrenadores no pueden perder la mentalidad humanística y centrarse exclusivamente en aspectos meramente técnicos o deportivos . El entrenador deportivo no es solo un educador físico, además de velar por el mejoramiento de las normas deportivas de sus atletas, debe incidir en el desarrollo integral de su personalidad.

Existe la convicción extendida de que el único secreto para llegar a ser un campeón es trabajar duro. Esa es una parte importante del progreso, pero no es la solución. Todo entrenador debe saber que el lado mental y emocional es más importante que el físico. Si un equipo está físicamente en forma pero, su entrenador no está al tanto de lo que está ocurriendo en el mundo de las emociones del equipo, entonces cometerá errores constantes.

Mª José Canales, psicóloga clínica (www.psico-terapia.com)

Blogs Otros Articulos
 
Comentarios
No existen comentarios aún para esta noticia.
Envia a un amigo
De
Para (Email)
Dedicatoria
   
Deportistas Nº 77

Munideporte.com | Copyright 2011: Equipo de Gestin Cultural, S.A. Todos los derechos reservados
HSNET , patrocinador tecnolgico de Munideporte