El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Acceso Club
Lunes,
23/10/2017
Andalucia Aragón Asturias Baleares C. La Mancha C. y León Canarias Cantabria Cataluña Ceuta Extremadura Galicia La Rioja Madrid Melilla Murcia Navarra País Vasco Valencia
Según la Sociedad Española de Medicina Geriátrica

04/03/2014

La inactividad aumenta el riesgo de desarrollar fragilidad en la vejez

La inactividad aumenta el riesgo de desarrollar fragilidad en la vejez Mantener una vida sedentaria aumenta el riesgo de padecer fragilidad en la vejez. Así lo asegura la Sociedad Española de Medicina Geriátrica, que recomienda realizar actividad física regular, una dieta equilibrada y un entorno social favorable.

El jefe del Servicio de Geriatría del Hospital Universitario de Getafe y expresidente de la SEMEG, Leocadio Rodríguez, asegura que "ninguna medida farmacológica ha demostrado beneficios en la prevención de este síndrome".

La fragilidad es un síndrome geriátrico independiente que sufren el 10% de los mayores de 65 años y se caracteriza por la pérdida de peso, la pobre actividad física, el cansancio y la marcha ralentizada. También es invalidante y puede provocar caídas y problemas de salud graves que deriven en ingresos y reingresos y, además, impide desarrollar tareas cotidianas como ducharse o vestirse. También es un importante predictor de eventos adversos de salud, como mayor discapacidad, hospitalización, institucionalización o muerte.

La geriatra del Hospital Universitario de Getafe, Marta Castro, explicó que “a este colectivo no se le puede poner una edad, porque uno puede ser frágil a los 65 años o llegar hasta los 90 sin serlo. Lo que sí sabemos es que la prevalencia de la fragilidad aumenta con la edad, especialmente a partir de los 75 años, y llegando al 30-35% en los mayores de 80 años". Recordó, además que “hasta un 45% de los mayores de 65 años pueden considerarse personas pre-frágiles".

Sobre el diagnóstico de la fragilidad, la doctora aseguró que hay dos pruebas que se utilizan para evaluar a las personas. Una de ellas es el “Cardiovascular Health Study” y otra el “Short Physical Performance Battery (SPPB)”. En relación con la segunda, Castro apuntó que consta de tres tests, tales como "equilibrio, velocidad de la marcha y levantarse y sentarse en una silla cinco veces, así como la medida de la velocidad de la marcha únicamente".

En España se está trabajando en la 'Escala del Rasgo de Fragilidad', que se centra en el aspecto biológico de este síndrome. Esta nueva escala de medición (balance energético, nutrición, pérdida de energía, actividad, fuerza, lentitud, sistema nervioso central y sistema vascular) presenta algunas ventajas con respecto a las medidas anteriores porque permite detectar pequeños cambios en el estado de fragilidad de la persona mayor con el paso del tiempo".

En este sentido, el doctor Leocadio Rodríguez  resaltó que "una cultura de la sociedad moderna, no enfocada a paliar las consecuencias del paso de los años, sino a un envejecimiento saludable, contribuiría a no medicalizar tanto esta etapa de la vida, que puede ser de disfrute y satisfacción". Para ello, recomiendan una actividad física regular, una alimentación variada y saludable y un entorno social favorable que retrase lo más posible la dependencia.

Munideporte.com

 
Comentarios
No existen comentarios aún para esta noticia.
Envia a un amigo
De
Para (Email)
Dedicatoria
   
Deportistas Nº 75

Munideporte.com | Copyright 2011: Equipo de Gestin Cultural, S.A. Todos los derechos reservados
HSNET , patrocinador tecnolgico de Munideporte