El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Acceso Club
Martes,
24/09/2019
Andalucia Aragón Asturias Baleares C. La Mancha C. y León Canarias Cantabria Cataluña Ceuta Extremadura Galicia La Rioja Madrid Melilla Murcia Navarra País Vasco Valencia
Investigación elaborada por el CNIC

21/04/2015

La actividad física puede ser nociva en personas con mutación genética

La actividad física puede ser nociva en personas con mutación genética El Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares ha realizado un estudio sobre los efectos de la actividad física en personas con mutación genética. Indica que el ejercicio podría deteriorar la función cardiaca.

El trabajo, dirigido por los doctores Juan Antonio Bernal y Borja Ibáñez, fue realizado en ratones en los que se introdujo la mutación R735X del gen Pkp2, responsable de una enfermedad hereditaria conocida como "miocardiopatía arritmogénica de ventrículo derecho" (ARVC). Las conclusiones demuestran que el ejercicio físico es peligroso para sus portadores.

Esta dolencia, la misma que provocó la muerte del jugador del Sevilla, Antonio Puerta, en 2007, es la causa más frecuente de muerte súbita en personas menores de 30 años. La miocardiopatía o displasia arritmogénica del ventrículo derecho (MAVD) está causada por una mutación genética que altera la estructura del corazón y provoca el mal funcionamiento del órgano.

Desde el CNIC se explica que “el impacto del ejercicio físico en esta dolencia es un tema controvertido y de alto interés clínico y social por las implicaciones que conlleva. Es enorme el impacto mediático que tiene la muerte de deportistas jóvenes. Los fallecimientos de algunos futbolistas en la liga española hace algunos años conmocionaron a la opinión pública y al mundo del deporte".

Muchos de los deportistas fallecidos en competición "estaban genéticamente predispuestos a desarrollar esta rara afección que afecta a uno de entre 2.500 y 5.000 individuos", puntualizó Bernal.

Aunque ya se había propuesto que el ejercicio podía acelerar el desarrollo de miocardiopatías subyacentes en individuos genéticamente predispuestos, la investigación en este campo ha estado muy limitada por la ausencia de modelos animales con mutaciones potencialmente asociadas a la enfermedad. Para solventar este problema, los investigadores del CNIC introdujeron esta mutación humana en los ratones con una tecnología pionera y sin necesidad de generar animales transgénicos. Bernal explicó que “este tipo de modelos es mucho más económico y sencillo de generar y mantener que animales transgénicos tradicionales y nos permite distinguir entre mutaciones patógenas y variantes genéticas inocuas".

La plataforma utilizada por los autores del estudio no solo ha servido para identificar la mutación concreta más peligrosa a la hora de practicar deporte sino que además "podría utilizarse para distinguir mutaciones patológicas de simples variaciones genéticas perfectamente normales", concluyen.

En la última parte del estudio, para caracterizar la afección cardíaca, los auores utilizaron la resonancia magnética de alto campo, una técnica que “ha permitido hacer un seguimiento longitudinal de la función cardiaca de los sujetos sometidos a ejercicio o sedentarios. Gracias a esta tecnología de imagen tan avanzada somos capaces de detectar afecciones progresivas". Así lo confirmó el doctor Valentín Fuster, director General del CNIC e investigador de este trabajo. “Los datos sugieren que los portadores de la mutación R735X en el gen humano Pkp2 deben ser excluidos de cualquier competición deportiva", sostuvo.

Munideporte.com

 
Comentarios
No existen comentarios aún para esta noticia.
Envia a un amigo
De
Para (Email)
Dedicatoria
   
Deportistas Nº 84

Munideporte.com | Copyright 2011: Equipo de Gestin Cultural, S.A. Todos los derechos reservados
HSNET , patrocinador tecnolgico de Munideporte