El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Acceso Club
Lunes,
18/11/2019
Andalucia Aragón Asturias Baleares C. La Mancha C. y León Canarias Cantabria Cataluña Ceuta Extremadura Galicia La Rioja Madrid Melilla Murcia Navarra País Vasco Valencia
Estudio realizado por la Universidad de Nueva York

01/02/2016

Practicar deporte de forma intensa no quema mayor número de calorías

Practicar deporte de forma intensa no quema mayor número de calorías Según un estudio de la Universidad de Nueva York, realizar actividad física intensa no quema necesariamente más calorías. Los resultados sugieren que hay que repensar el efecto del ejercicio sobre el gasto energético diario.

El ejercicio por sí solo no siempre es suficiente para bajar el peso. Esto es lo que han demostrado un grupo de investigadores norteamericanos en la revista Current Biology, quienes recomiendan realizar una actividad moderada si el objetivo es solamente quemar calorías.

Los autores consideran que sus hallazgos son un recordatorio de la importancia de la dieta y el ejercicio para conseguir la pérdida de peso. Según las conclusiones del informe, nuestros cuerpos se adaptan a los niveles de actividad más altos, por lo que las personas no necesariamente queman más calorías aunque hagan más ejercicio.

Heran Pontzer, de la City University of New York, señala que "el ejercicio es muy importante para su salud. Eso es lo primero que digo a quien me pregunta acerca de las implicaciones de este trabajo para el ejercicio. Existen muchas evidencias de que el ejercicio es importante para mantener nuestro cuerpo y mente sana, y este trabajo no hace nada para cambiar ese mensaje. Lo que agrega es que nosotros también necesitamos centrarnos en la dieta, sobre todo cuando se trata de administrar nuestro peso y prevenir o revertir el aumento de peso poco saludable".

Las personas que empiezan programas de ejercicios para adelgazar a menudo ven una disminución en la pérdida de peso (o incluso una reversión) después de unos meses. Otros estudios comparativos también han demostrado que las personas con estilos de vida muy activos tienen un gasto diario de energía similar a la gente en las poblaciones más sedentarias. Pontzer señala que se encontró esta circunstancia cuando estaba trabajando entre los hadza, una población de cazadores-recolectores tradicionales en el norte de Tanzania.

"Los hadza son increíblemente activos, caminan largas distancias cada día y hacen un montón de duro trabajo físico como parte de su vida cotidiana", relata Pontzer. "A pesar de estos altos niveles de actividad, nos pareció que tenían gastos de energía diarios similares a las personas más sedentarias con estilos de vida modernizados que viven en Estados Unidos y Europa. Eso fue una verdadera sorpresa y me hizo pensar acerca de la relación entre la actividad y el gasto energético", relata. 

Para explorar esta cuestión, los investigadores midieron los niveles diarios de gastos y actividad energética de más de 300 hombres y mujeres a lo largo de una semana. En los datos que recogieron, vieron un efecto débil pero medible de la actividad física sobre el gasto diario de energía, pero un análisis más detallado mostró que este patrón sólo se llevó a cabo entre los sujetos en la mitad inferior del espectro de la actividad física.

Las personas con niveles de actividad moderados registraban gastos de energía diaria algo mayores –alrededor de 200 calorías más altas– que las personas más sedentarias. Pero las personas que estaban por encima de los niveles de actividad moderados, no vieron ningún efecto de su trabajo extra en términos de gasto de energía.

"Aquellos que son más activos físicamente gastan la misma cantidad de calorías cada día que los que son solo moderadamente activas", dice Pontzer. Los investigadores dicen que es hora de dejar de asumir que más actividad física significa siempre más calorías y que puede haber un "punto dulce" para la actividad física, en el que demasiado poco es poco saludable, pero que demasiado ejercicio hace que el cuerpo se ajuste a esas grandes cantidades con el fin de adaptarse.

Pontzer y sus compañeros planean ahora estudiar cómo el cuerpo responde a los cambios en el nivel de actividad. Van a empezar por buscar otros cambios -por ejemplo, en la función inmune o el sistema reproductivo- que podrían explicar cómo el cuerpo se adapta a mayores exigencias físicas sin consumir calorías adicionales.

Para acceder al estudio (en inglés,) pinche aquí.

Munideporte.com

 
Comentarios
No existen comentarios aún para esta noticia.
Envia a un amigo
De
Para (Email)
Dedicatoria
   
Deportistas Nº 84

Munideporte.com | Copyright 2011: Equipo de Gestin Cultural, S.A. Todos los derechos reservados
HSNET , patrocinador tecnolgico de Munideporte