El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Acceso Club
Viernes,
15/11/2019
Andalucia Aragón Asturias Baleares C. La Mancha C. y León Canarias Cantabria Cataluña Ceuta Extremadura Galicia La Rioja Madrid Melilla Murcia Navarra País Vasco Valencia
Estudio de la Universidad de Granada

18/09/2017

El juego puede optimizar los hábitos saludables de los estudiantes

El juego puede optimizar los hábitos saludables de los estudiantes Un grupo de científicos de la Universidad de Granada realizó un estudio sobre cómo el juego puede ser una buena herramienta para optimizar los hábitos saludables de los alumnos. El trabajo se apoyó en la estructura de los juegos de rol.

El trabajo ha sido desarrollado por el profesor Isaac J. Pérez López, del departamento de Educación Física y Deportiva. En él, se demuestra cómo la gamificación, es decir, el uso de elementos del diseño de los juegos aplicado a un contexto que no es de carácter lúdico (en este caso la formación universitaria), optimiza y mejora los hábitos de vida saludables de los estudiantes.

Publicada en la revista Nutrición Hospitalaria, la investigación se puso en marcha en 2014 a través de un proyecto de Innovación Docente, premiado por el Colegio Oficial de Licenciados en Educación Física, consistente en la gamificación y denominado “No te la juegues con tu salud, gamifícala: la amenaza de los Sedentaris”.

Se desarrolló durante cuatro meses como complemento a la asignatura “Actividad Física y Salud” del tercer curso del Grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte y participó un grupo de 148 alumnos (73 constituyeron el grupo experimental y otros 75 conformaron el grupo control). El objetivo fue mejorar los hábitos de vida saludables en estudiantes universitarios, para lo que el profesor se basó en los principios del juego, clave también a la hora de involucrar y motivar a los estudiantes.

El estudio se apoyó sobre la estructura de los juegos de rol y la finalidad de los jugadores (alumnos) era convertirse en Guerreros de la Salud. Para ello, debían superar los tres niveles del juego y, además, alcanzar unos hábitos saludables de nivel tres. No obstante, existía una condecoración especial, que era la figura del promotor de salud, representada por la consecución de la insignia de la orden del Dragón. En este caso, el jugador en cuestión debía lograr que una persona de su entorno adquiriera algún hábito saludable que no tuviera (o redujera/eliminara un hábito no saludable) para alcanzar dicha distinción.

Para ello, y con la intención de poder clasificar el nivel de hábitos de vida y actividad físico-deportiva del alumnado, se diseñó un cuestionario en el que se les preguntaba sobre sus principales hábitos de vida y cuyas respuestas se ponderaron, estableciendo seis niveles de salud, que iban desde una puntuación mínima de -40 puntos a un máximo de +50.

Los aspirantes a Guerreros de la Salud debían superar diferentes misiones. La aventura se desarrolló de forma paralela en un mundo ficticio y en la realidad. Se simuló el proceso formativo de un guerrero medieval, comenzando por un entrenamiento individual, más tarde un enfrentamiento con “armas” contra otro guerrero (a través de un juego de cartas diseñado ad hoc) y, finalmente, demostrando cómo se desenvolvían en el campo de batalla en una contienda entre dos ejércitos.

Al final de cada semana, los participantes debían colgar en la plataforma SWAD (Servicio Web de Apoyo a la Docencia) de la universidad las evidencias del cumplimiento de sus compromisos saludables. Y, además, tenían la posibilidad de mandar a Salutis (El Guardián de la Salud, el profesor) un nuevo reto saludable semanal.

En cuanto a los resultados obtenidos, el grupo experimental pasó de un valor global medio de 21,4 (sobre un máximo de 50) antes de la propuesta de gamificación, a una media de 34,9 tras ella. El profesor Isaac J. Pérez indicó que “supone un incremento muy significativo de los hábitos de vida saludables de dichos alumnos”.

Estos datos adquieren mayor relevancia si se comparan con los valores obtenidos en el grupo de control, ya que en él no se produjo una mejora significativa en sus hábitos, obteniendo en el post-test valores muy similares a los inicialmente manifestados cuatro meses antes.

La gamificación se ha convertido en una herramienta habitual y exitosa en la docencia que imparte el profesor Isaac J. Pérez en el Grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la UGR, utilizando diferentes temáticas como la serie Juego de Tronos o la trilogía Matrix.

En la foto, dos alumnos juegan a “La Amenaza de los Sedentaris” en la cafetería de la facultad de Ciencias del Deporte de la UGR.

Para acceder al estudio, pinche aquí.

Munideporte.com

 
Comentarios
No existen comentarios aún para esta noticia.
Envia a un amigo
De
Para (Email)
Dedicatoria
   
Deportistas Nº 84

Munideporte.com | Copyright 2011: Equipo de Gestin Cultural, S.A. Todos los derechos reservados
HSNET , patrocinador tecnolgico de Munideporte