El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Acceso Club
Lunes,
18/11/2019
Andalucia Aragón Asturias Baleares C. La Mancha C. y León Canarias Cantabria Cataluña Ceuta Extremadura Galicia La Rioja Madrid Melilla Murcia Navarra País Vasco Valencia
Estudio de la Universidad de St. George (Londres)

21/03/2018

Practicar ejercicio es la clave para dejar de fumar definitivamente

Practicar ejercicio es la clave para dejar de fumar definitivamente Una investigación realizada por la Universidad de St. George (Londres) concluye que practicar ejercicio es la clave para dejar de fumar definitivamente. Ayuda también a reducir los síntomas de abstinencia. Se recomienda el trabajo cardiovascular.

El trabajo, publicado en la revista científica “British Journal of Pharmacology”, comprobó la efectividad que tenía la actividad física a la hora de dejar de fumar con un experimento llevado a cabo en ratones. Los investigadores les suministraron nicotina durante 14 días y, después, les dieron acceso a una rueda de ejercicios durante dos o 24 horas diarias. Finalmente, los ratones que hicieron ejercicio, ya sea durante todo el día o solo un par de horas, mostraron una gran reducción en los síntomas químicos típicos de la abstinencia observada en el cerebro, en comparación con los ratones sedentarios.

Alexis Bailey (profesor titular de Neurofarmacología en la Universidad de St. George) explicó que "el resultado obtenido sugiere que el ejercicio disminuye los síntomas de abstinencia de nicotina en humanos. La investigación ha arrojado luz sobre cómo funciona realmente el efecto protector del ejercicio contra la dependencia de la nicotina".

Esta evidencia científica se une a las conclusiones ya conocidas de que hacer deporte mejora la salud física y psicológica de las personas y que el esfuerzo físico reduce la ansiedad de fumar al dispararse las endorfinas.

El profesor indicó que la clave para que el ejercicio reduzca el síndrome de abstinencia está en un receptor cerebral llamando alfa 7 (a7), que es el “objetivo” de la nicotina: “Existe un nuevo mecanismo que subraya el efecto beneficioso del deporte y que implica la regulación positiva del receptor a7 al ponernos en movimiento. Aunque se necesitan más ensayos para verificarlo, creemos que al aumentar este receptor se pueden reducir los déficits cognitivos asociados a la abstinencia de la nicotina”.

Una vez demostrado que la disminución de los síntomas del síndrome de abstinencia de la nicotina en ratones que se han ejercitado coincide con una sobrexpresión de este receptor, hay que tener en cuenta que pueden surgir más mecanismos implicados en el deporte que disminuyan esta y otras adicciones. De hecho, se sabe que la actividad física sube los niveles de otros factores cerebrales que modulan los efectos adictivos de la cocaína.

El informe ha sido apoyado por otra investigación llevada a cabo por la Universidad de Exeter, en Reino Unido, en la que se observó cómo las imágenes de cigarrillos estimulaban los cerebros de exfumadores y cómo, si no se movían del sofá, esas fotografías aumentaban la actividad en áreas cerebrales asociadas a la atención visual y la recompensa, mientras que tras hacer deporte estas no estimulaban su ganas de fumar.

Aunque ha disminuido el número de fumadores desde hace 25 años (antes fumaba uno de cada tres hombres y una de cada 12 mujeres, hoy uno de cada cuatro y una de cada 20), las muertes asociadas han crecido un 4,7% debido al aumento demográfico mundial. También hay que tener en cuenta que, pese a que el 74% de las personas fumadoras quieren dejar de fumar, alrededor del 85% lo ha intentado sin éxito y casi un 50% lo ha hecho, al menos, hasta en tres ocasiones.

Respecto a cuáles son la actividad y la intensidad adecuadas para abandonar el tabaco para siempre y sin traumar, los expertos aseguraron que serviría un paseo, caminar o correr a un ritmo suave durante 15 minutos. Tras dejar de fumar, lo ideal es el trabajo cardiovascular, debido a que los cigarrillos obturan las arterias con la nicotina y el dióxido de carbono, y la actividad física favorece la vasodilatación y hace que haya más presencia de oxígeno y menos de dióxido. 

Para acceder al estudio (en inglés), pinche aquí.

Munideporte.com

 
Comentarios
No existen comentarios aún para esta noticia.
Envia a un amigo
De
Para (Email)
Dedicatoria
   
Deportistas Nº 84

Munideporte.com | Copyright 2011: Equipo de Gestin Cultural, S.A. Todos los derechos reservados
HSNET , patrocinador tecnolgico de Munideporte