El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Acceso Club
Domingo,
15/09/2019
Andalucia Aragón Asturias Baleares C. La Mancha C. y León Canarias Cantabria Cataluña Ceuta Extremadura Galicia La Rioja Madrid Melilla Murcia Navarra País Vasco Valencia
Estudio de la Universidad de Dallas (EEUU)

30/05/2018

Media hora de ejercicio regular mantiene las arterias jóvenes

Media hora de ejercicio regular mantiene las arterias jóvenes Investigadores de Dallas (Estados Unidos) han demostrado que realizar ejercicio físico durante 30 minutos, entre cuatro y cinco veces por semana, es suficiente para mantener las arterias jóvenes y sanas. Aseguran que la regularidad es esencial y no es suficiente iniciar la práctica pasados los 65 años, sino que debe realizarse durante toda la vida.

Con el paso de los años, el corazón y los vasos sanguíneos envejecen. La rigidez de las paredes aumenta y la sangre circula con más dificultad. Una clave para contrarrestar estos efectos negativos, y así prevenir problemas cardiovasculares, es el ejercicio físico. 

Los científicos estadounidenses analizaron los distintos hábitos de actividad física de un centenar de individuos sanos de más de 60 años. Según sus conclusiones, cuatro o cinco sesiones semanales de al menos media hora son suficientes para mantener joven la edad biológica de las arterias principales. Con dos o tres, se podrían empezar a ver reducidos los efectos del envejecimiento sobre el sistema cardiovascular.

Benjamin Levine, uno de los autores del trabajo, señala que "una sesión de una hora o más de alguna actividad divertida como tenis, danza o un recorrido largo en bicicleta; un día de entrenamiento de intervalos de alta intensidad; dos o tres días con actividad moderada durante al menos media hora o un día por semana de ejercicio de fuerza son las actividades mínimas que hay que cumplir para que corazón y arterias obtengan beneficios evidentes”.

La regularidad en el tiempo es fundamental. Anteriores estudios habían demostrado que un año de intensa actividad física no es suficiente para beneficiar el sistema cardiovascular. Tampoco vale para mucho empezar después de los 65 años de edad. Según Levine, "hace falta entrenar toda la vida. El ejercicio físico tiene que ser parte de la higiene personal".

Para realizar este trabajo, publicado en la revista The Journal of Physiology, los investigadores dividieron a los 102 individuos de la muestra en cuatro grupos, según qué hábitos de ejercicio siguió cada uno durante un cuarto de siglo. No se tomaron en consideración personas con obesidad, diabetes, hábitos de fumador y problemas cardiovasculares o pulmonares.

Los individuos que no practicaban actividad física más de una vez por semana se consideraron individuos sedentarios (primer grupo). En el segundo segmento de muestra, se contemplaron las personas que entrenaban entre dos y tres veces. El tercero estaba formado por los que hacían ejercicio cuatro o cinco veces cada siete días. Los que tenían la costumbre de practicar actividad física seis o siete veces entraban, en cambio, en la categoría de Master athletes. Para todos los pacientes se tomaron mediciones en distintas arterias de diferente grosor, como la femoral (un tipo de arteria central), la carótida (de tamaño medio) y las arterias periféricas.

Los datos registrados evidenciaron que la rigidez de las arterias centrales debida al envejecimiento era menor en las personas que practicaban actividad física al menos cuatro veces por semana. La edad biológica de estos vasos sanguíneos resultaba aproximadamente diez años menor que en las personas sedentarias (en los atletas profesionales, hasta 25 años). Este resultado es importante porque la rigidez es un índice que puede predecir las muertes por problemas cardiovasculares entre las personas mayores. Se detectaron también pequeños efectos beneficiosos en la arteria carótida (el vaso sanguíneo que suministra la sangre al cerebro) entre las personas que hacían ejercicio dos o tres veces por semana.

Los autores admiten que la investigación ha tenido algunas limitaciones. En particular, matizan que no han tenido en consideración factores que podrían tener impacto en los resultados como el tipo de dieta, el tiempo en el que se practica actividad física no considerada como ejercicio, el contexto social, la situación económica y el nivel educativo de cada individuo. Afirman también que no evaluaron otros aspectos significativos como la intensidad, la duración y la modalidad de entrenamiento. 

Ferrán Rodríguez, del Instituto Nacional de Educación Física de Cataluña, explica que los resultados del informe están en línea con las recomendaciones de actividad física estándar que ofrecen organismos internacionales como la Organización Mundial de la Sanidad o el American College of Sports Medicine: "Sabemos que estas recomendaciones están bien para prevenir enfermedades como la arteriosclerosis o el ictus. El objetivo era ver si también tendrían un beneficio general con respecto al endurecimiento arterial que se produce con la edad".

Levine asegura que “las conclusiones sugieren que es importante desarrollar estrategias para prevenir problemas cardiovasculares relacionados con el envejecimiento. Nuestro siguiente objetivo será observar a pacientes con factores cardiovasculares de riesgo y ver qué efectos puede tener si comienzan a entrenar en la mediana edad”.

Para acceder al estudio (en inglés), pinche aquí.

Munideporte.com

 
Comentarios
No existen comentarios aún para esta noticia.
Envia a un amigo
De
Para (Email)
Dedicatoria
   
Deportistas Nº 84

Munideporte.com | Copyright 2011: Equipo de Gestin Cultural, S.A. Todos los derechos reservados
HSNET , patrocinador tecnolgico de Munideporte