El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Acceso Club
Domingo,
15/09/2019
Andalucia Aragón Asturias Baleares C. La Mancha C. y León Canarias Cantabria Cataluña Ceuta Extremadura Galicia La Rioja Madrid Melilla Murcia Navarra País Vasco Valencia
Creada por la SEEDO y la SEEN

20/11/2018

Campaña saludable en torno a la relación entre obesidad y psicología

Campaña saludable en torno a la relación entre obesidad y psicología La Sociedad Española de la Obesidad y la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, con la colaboración del Colegio Oficial de Psicología de Cataluña, han presentado la campaña “La obesidad también está en la cabeza”. El objetivo es destacar los aspectos psicológicos ligados a la obesidad, antes y después de padecerla.

Esta iniciativa fue presentada el pasado lunes, 12 de noviembre, con motivo del Día Mundial contra la Obesidad. Se centra en la relación entre la obesidad y los trastornos psicológicos, de manera que, por el hecho de tener más peso, las personas obesas son fuertemente estigmatizadas, tanto durante la niñez como en la edad adulta. Esto conlleva una disminución de su autoestima, un incremento de la ansiedad y un empeoramiento de la relación con la comida, de los hábitos de estilo de vida y de sus relaciones personales, en definitiva, de su calidad de vida.

Según la OMS, entre 1980 y 2014, la prevalencia mundial de obesidad casi se ha duplicado. En España, según datos del estudio ENPE, publicado en 2016, el 39,3% de la población tiene sobrepeso y el 21,6%, obesidad (22,8% en hombres y 20,5% en mujeres), unas cifras que tienden a aumentar con la edad. De hecho, según la SEEDO, una persona obesa puede sufrir hasta 12 patologías derivadas del exceso de peso.

Existen mecanismos biológicos que regulan el peso corporal que pueden dificultar la pérdida de peso. No obstante, cada vez se tienen más en consideración los trastornos y las dificultades psicológicas que pueden acompañar a la obesidad, ya sea precediéndola, o apareciendo posteriormente y que pueden mermar la adherencia al tratamiento y condicionar su fracaso.

Habitualmente, las personas obesas, con baja autoestima, tienen una imagen insatisfecha sobre su propio cuerpo y una percepción negativa del estado de salud. En una encuesta realizada por SEEDO, menos de la mitad de los obesos definen su salud como buena o muy buena.

Por ello, los esfuerzos en la intervención psicológica se deben centrar en valorar y reeducar ciertas creencias de los pacientes, además de conocer las variables afectivas (gestión emocional), psicosociales y ambientales (costumbres alimentarias, hábitos, etc.). Esta variedad de procesos psicológicos implicados en la obesidad plantea la necesidad de abordar la situación de cada paciente de forma individualizada, evaluando su personalidad y su entorno.

Obesidad y gratificación a través de la comida

Es común encontrar en personas obesas cómo utilizan la comida como fuente de gratificación y como vehículo para gestionar sus emociones, por ejemplo, como recompensa después de una jornada dura de trabajo o como manera para aliviar las penas o enfados. El profesional de la psicología debe enfocarse en reforzar la autoestima, ofreciendo al paciente recursos y herramientas para el control de las emociones y de los impulsos, así como técnicas de gestión de ansiedad para poder conseguir un mayor control de su ingesta.

Los pacientes con obesidad tienden a infravalorar su ingesta calórica en comparación con las personas sin problemas de peso. Minimizan la cantidad de comida que comen, no siendo del todo conscientes de que su ingesta es excesiva. Esta es una característica común con las personas que sufren otro tipo de adicciones. Para controlar esto, el profesional de la psicología debe acompañar al paciente y realizar registros en vivo para mostrar qué cantidades deben ser las aceptables para cada comida.

Asimismo, suele existir una falta de rutina en la vida diaria de una persona con obesidad, destacando los siguientes aspectos: No tienen un horario establecido para las comidas (el 50,4% de las personas obesas picotean sin comer en horarios fijos); un tercio de la población suele dormir a diario menos de siete horas y otro 12,4% no tiene una rutina establecida; y más de la mitad de la población pasa sentada, al menos, tres horas al día fuera de sus horas de trabajo o estudio.

En resumen, la terapia debe enfocarse no solo a la pérdida de peso, sino al proceso de maduración psicológica que permita tomar conciencia del problema, mejorando la calidad de vida y asentando hábitos saludables, como la actividad física, una alimentación más ordenada y saludable y lograr una mejor autoestima y percepción del propio cuerpo. También es clave concienciar al paciente de que la obesidad es una enfermedad y remarcarle que debe esforzarse para evitar recaídas a largo plazo.

Un grupo de pacientes que tienen serias dificultades para seguir un tratamiento psicológico vinculado al exceso de peso son aquellos que tienen algún trastorno de personalidad. Aproximadamente, un 30% de las personas obesas que acuden a terapia expresan tener rasgos bulímicos. Además, un 50% de ellos presentan también depresión, a diferencia de solamente un 5% de los pacientes sin este tipo de impulsos.

Tratar los trastornos de tipo afectivo como la ansiedad o la depresión en personas obesas resulta clave para un buen pronóstico. Es la base necesaria para que el paciente se comprometa a realizar el tratamiento y a cambiar sus hábitos de vida y así mejorar su salud.

Así, las instituciones implicadas en el proyecto consideran muy importante tener en cuenta que, afortunadamente, se puede actuar sobre la obesidad mediante la realización de una dieta saludable y de ejercicio físico, fármacos y cirugía bariátrica. No obstante, si aparecen problemas psicológicos, se debe considerar la ayuda de un experto para poderlos afrontar.

Estos consejos se resumen en el siguiente decálogo:

- Come de forma consciente y con todos los sentidos, sin distracciones innecesarias.

- Disfrutar de la vida no siempre implica comer.

- Busca actividades con los amigos y familiares alternativas a la comida.

- La comida no debe ser un consuelo ni un castigo.

- Muévete, haz ejercicio, te sentirás mejor.

- Pon orden en tus horarios.

- Duerme suficientes horas.

- Socialízate, no te quedes solo/a en casa.

- Cree en ti mismo, ¡Tú puedes!

- Busca ayuda profesional (psicólogo, nutricionista, endocrinólogo) si lo crees oportuno.

Munideporte.com

 
Comentarios
No existen comentarios aún para esta noticia.
Envia a un amigo
De
Para (Email)
Dedicatoria
   
Deportistas Nº 84

Munideporte.com | Copyright 2011: Equipo de Gestin Cultural, S.A. Todos los derechos reservados
HSNET , patrocinador tecnolgico de Munideporte