El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Acceso Club
Domingo,
23/02/2020
Andalucia Aragón Asturias Baleares C. La Mancha C. y León Canarias Cantabria Cataluña Ceuta Extremadura Galicia La Rioja Madrid Melilla Murcia Navarra País Vasco Valencia
Centro Alemán Enfermedades Neurodegenerativas

22/01/2020

El ejercicio aeróbico no ayuda solo al corazón, sino también al cerebro

El ejercicio aeróbico no ayuda solo al corazón, sino también al cerebro Un estudio realizado por científicos del Centro de Enfermedades Neurodegenerativas de Alemania muestra que el ejercicio aeróbico no solo es bueno para el corazón, sino también para el cerebro. La investigación evidencia la relación entre el buen estado cardiorrespiratorio y la salud cerebral en la materia gris y en el volumen cerebral total.

Estar en forma es uno de los objetivos que se suele perseguir al incorporar el ejercicio físico en la rutina. Pero los beneficios exceden el aspecto corporal y se manifiestan en la salud del organismo. Aunque ya se sabía que la actividad aeróbica (o cardiorrespiratoria), como caminar rápido, correr, andar en bicicleta es buena para el corazón, este trabajo apunta que podría ralentizar los cambios cognitivos en el cerebro.

El equipo de investigadores, dirigido por Katharina Wittfeld, descubrió que existe una fuerte relación entre el aumento en la captación máxima de oxígeno y el volumen de la materia gris, que parece correlacionarse con varias destrezas y capacidades cognitivas.

La investigación abarcó a más de 2.000 adultos pertenecientes a dos grupos de Alemania. Los participantes fueron examinados en fases, desde 1997 hasta 2012. El buen estado cardiorrespiratorio se midió según la captación máxima de oxígeno y otros estándares mientras los participantes hacían ejercicio en bicicleta. Además, se analizaron los datos de las resonancias magnéticas cerebrales.

Los resultados plantean que el ejercicio cardiorrespiratorio posiblemente contribuye a una mejor salud cerebral y desacelera el deterioro de la materia gris. En el editorial del informe, escrito por tres expertos de la Clínica Mayo (Rochester, Estados Unidos), se señala que estos descubrimientos "son prometedores, intrigantes y contribuyen a la creciente cantidad de literatura sobre ejercicio y salud cerebral". 

La característica más notable del estudio, según Ronald Petersen (neurólogo de la Clínica Mayo), es el efecto medido del ejercicio sobre las estructuras cerebrales que participan en la cognición, en lugar de sobre la función motora: “Esto aporta evidencia indirecta respecto al impacto positivo del ejercicio aeróbico sobre la función cognitiva, además de sobre el buen estado físico. Otra característica importante del estudio es que estos resultados posiblemente también apliquen a otros ancianos y, dado que existe buena evidencia respecto al valor del ejercicio en la edad madura, es alentador que también ejerza efectos positivos en el cerebro más adelante en la vida”.

Los datos respecto al mayor volumen de la materia gris, relacionado con el ejercicio cardiorrespiratorio, señalan que esto ocurre en las regiones cerebrales que son clínicamente relevantes en los cambios cognitivos del envejecimiento, incluidas algunas que participan en la enfermedad de Alzheimer. Los autores subrayan, no obstante, que si bien estas relaciones son interesantes, no hay que concluir que las correlaciones con el buen estado cardiorrespiratorio afectan a la enfermedad de Alzheimer.

Michael Joyner (anestesiólogo y fisiólogo de la Clínica Mayo) explicó que “es otra pieza del rompecabezas la que muestra que la actividad física y el buen estado físico protegen contra el deterioro cognitivo del envejecimiento. Ya existe buena evidencia epidemiológica para ello y continúan surgiendo datos que muestran que la actividad física y el buen estado se relacionan con mejor funcionamiento de los vasos sanguíneos cerebrales. Este trabajo es importante debido al dato volumétrico que muestra un efecto sobre las estructuras cerebrales”.

Los autores del editorial destacan que se necesitan investigaciones a largo plazo sobre la relación entre ejercicio y salud cerebral, pero producirlos es costoso y logísticamente complicado. Sobre ello, el neurorradiólogo Clifford Jack añade que "no obstante, estos datos son alentadores, porque los resultados sobre el buen estado cardiorrespiratorio y ciertas estructuras cerebrales son únicos".

Para acceder al estudio (en inglés), pinche aquí.

Munideporte.com

 
Comentarios
No existen comentarios aún para esta noticia.
Envia a un amigo
De
Para (Email)
Dedicatoria
   
Deportistas Nº 85

Munideporte.com | Copyright 2011: Equipo de Gestin Cultural, S.A. Todos los derechos reservados
HSNET , patrocinador tecnolgico de Munideporte