El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Acceso Club
Miércoles,
30/07/2014
Andalucia Aragón Asturias Baleares C. La Mancha C. y León Canarias Cantabria Cataluña Ceuta Extremadura Galicia La Rioja Madrid Melilla Murcia Navarra País Vasco Valencia
Norbeto Debbag

24/02/2014

El cigarrillo y el deporte

El cigarrillo y el deporte El tabaquismo es una adicción, como el alcohol u otras drogas, que se asocia a afecciones respiratorias y es una de las causas principales de enfermedades cardiovasculares. El cigarrillo contiene alrededor de 4.027 químicos, de los cuales sesenta son cancerigenos, 2.500 son del tabaco, pero los restantes son aditivos, pesticidas, etc.

Cuando la inhalación es profunda y prolongada se puede retener hasta el 90 % de los componentes del humo, según algunos autores. La nicotina y el alquitrán son las sustancias más nocivas. La primera es un poderoso estimulante, le da sabor y está entre las drogas que crea mayor adicción junto a la heroína, cafeína, etc.

El humo del cigarrillo tiene dos fases bien definidas: Una que se debe al alquitrán, tiene partículas sólidas, que es retenido por un filtro en un 99 % y la de la gaseosa, que es la que penetra en los pulmones y atraviesa el filtro. Ambas están asociadas a la producción de los muy conocidos radicales libres que inducen al estrés oxidativo y tendría un rol muy importante en la enfermedad aterotrombotica, causado por el cigarrillo.

Por eso, esta oxidación, es la que se conoce como la que produce el envejecimiento celular y se debe neutralizar con antioxidantes naturales (vitamina E, cereales, frutas secas, aceite oliva-girasol, etc.).Son varios los efectos nocivos sobre el organismo, el alquitrán destruye los miles de alvéolos pulmonares (300.000) que son los que extraen el oxígeno del aire y esta destrucción produce enfisema pulmonar, enfermedad crónica y desgastante por producir disnea a pequeños esfuerzos, llegando a la incapacidad al mínimo movimiento, acompañado por infecciones pulmonares frecuentes.

Se estima que el fumador reduce su expectativa de vida entre cinco y ocho años. Presenta enfermedades agudas y crónicas que proponen el ausentismo y mayor consulta médica. Las cuatro afecciones más frecuentes son: Cáncer de pulmón, enfermedad cardio-vascular, enfisema pulmonar, enfermedad cerebrovascular.

Las sustancias químicas descritas producen alteraciones a nivel de las arterias coronarias (corazón) y de otras partes del cuerpo, como cerebro o arterias en general. La nicotina aumenta la frecuencia cardiaca, la presión arterial, generando mayor consumo de oxígeno, para el músculo cardiaco que tiene que esforzarse más. El monóxido de carbono, se une a la hemoglobina de la sangre desplazando al oxígeno y formando carboxihemoglobina. De esta manera no puede satisfacer con suficiente cantidad de oxígeno al músculo cardiaco y si está afectado, puede desencadenar en un ataque cardiaco. También actúa sobre las plaquetas (elemento de la coagulación) provocando aglutinamiento de éstas, con la consiguiente formación de coágulos, que al estar afectadas las arterias coronarias puede provocar un infarto de miocardio.

En referencia al deporte, hay muchas personas profesionales que fuman antes de realizar una actividad deportiva (no es poco frecuente) lo que incrementa la posibilidad de una muerte súbita. Esto se debe a que ante el esfuerzo se requiere más oxígeno y al haber menos, por los mecanismos descriptos como el de la formación de carboxihemoglobina, pone en riesgo su vida. Si bien no es recomendado el consumo de cigarrillos a la población en general y a los deportistas, se sugiere no consumirlos tres horas antes ni tres horas después de la actividad física. Al igual que es necesario mantener una buena  hidratación, también lo es tener una buena cantidad de oxigeno disponible, para responder a la demanda de los grupos musculares. Ya sea en la entrada en calor, como posteriormente, porque es fundamental la recuperación de los músculos tras el trabajo realizado y lavar las sustancias tóxicas, como es el ácido láctico u otras.

Al haber una vasoconstricción sobre las arterias, se impide una buena circulación, es decir una disfunción vasomotora, producida por una menor disponibilidad de óxido nítrico (sustancia liberada por el endotelio) ya que el cigarrillo actuaría sobre éste. El oxido nítrico es muy importante en la vasodilatación de las arterias, además de inhibe muchas moléculas inflamatorias, que son causantes de la ateroesclerosis.

Norberto Debbag, cardiólogo deportólogo (UBA) argentino

Blogs Otros Articulos
 
Comentarios
No existen comentarios aún para esta noticia.
Envia a un amigo
De
Para (Email)
Dedicatoria
   
Deportistas Nº 58

Munideporte.com | Copyright 2011: Equipo de Gestin Cultural, S.A. Todos los derechos reservados
HSNET , patrocinador tecnolgico de Munideporte