El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Acceso Club
Sábado,
18/11/2017
Andalucia Aragón Asturias Baleares C. La Mancha C. y León Canarias Cantabria Cataluña Ceuta Extremadura Galicia La Rioja Madrid Melilla Murcia Navarra País Vasco Valencia

19/09/2011

El impulso del buen gobierno en las fundaciones

El impulso del buen gobierno en las fundaciones

Creo que la sociedad civil tendrá un mayor protagonismo en la nueva era que está empezando. Hay mucha ilusión que estimular y mucha imaginación que capitalizar porque los desafíos son de una dimensión impensable hasta hace poco. Pero el reto no puede volver a quedar sólo en manos del resto de las instituciones. El sector fundacional siempre está llamado a reflexionar sobre cómo transformar la realidad social.

Para ello, es clave que las fundaciones optimicen perspectivas tan valiosas como las de los fundadores, el patronato, la transparencia, los financiadores, los beneficiarios, la gestión interna o la autoevaluación. Por eso, la última Asamblea General de la Asociación Española de Fundaciones ha presentado unas pautas para ayudar a sistematizar su análisis desde el ángulo del buen gobierno y la buena gestión. Se trata de una herramienta que no es meramente técnica sino de alto alcance para ayudar a que cualquier fundación cumpla mejor sus fines más ambiciosos.

Las fundaciones comparten peculiaridades, como la figura de los fundadores, la orientación hacia ciertos fines de interés general, la vocación de permanencia en el tiempo o la adaptación permanente a la realidad, en algunos casos anticipándose e incluso dibujándola. Unas bases complejas cuya gestión requiere especialización y transparencia sobre sus fines, actividades y uso de recursos, no sólo ante el entorno de cada una sino también ante la sociedad en general, ya que cuentan con un privilegiado tratamiento fiscal.

Por otro lado, el sector fundacional es muy heterogéneo. No es 1o mismo el ámbito cultural que el asistencial, el laboral, el educativo o el medioambiental. Ni ser una fundación pública que privada, estar fundada por una empresa, una familia, una persona o varias. Tampoco lo es tener un volumen de ingresos u otro, ni contar o no con financiación pública o con voluntarios, ni ser prestadora directa de servicios o canalizadora de fondos para terceros.

Las pautas que propone la AEF tienen la virtud de ofrecer un sistema común útil como inspiración para fundaciones de cualquier tipo, ya que permiten guiar un proceso básico de reflexión, que cada fundación puede desarrollar a su medida en función de sus peculiaridades. En los próximos años cabe esperar avances significativos en las fundaciones más complejas y pioneras. Entre ellas me parecen especialmente importantes las relacionadas con sociedades que cotizan en Bolsa por su visibilidad y potencial de efecto demostración.

Por si les anima a dar el primer paso, les recuerdo el ejercicio que hizo la Fundación de Estudios Financieros en 2004, que ya entonces generó su Código de Principios de Responsabilidad Social Fundacional, Buen Gobierno y Transparencia Informativa. En su exposición de motivos dice que "la sistematización del Gobierno Corporativo y la Transparencia Informativa se ha revelado como un instrumento eficaz para proteger adecuadamente los derechos de los relacionados directa o indirectamente con las empresas cotizadas, especialmente considerando los recientes escándalos financieros (...).

Las fundaciones no pueden ser ajenas a este proceso por su creciente protagonismo (...), su favorable tratamiento fiscal y la ampliación de las actividades mercantiles que permiten las leyes 49 y 50/1/2002. Además, indica que "la Fundación de Estudios Financieros, que viene ejerciendo su liderazgo en el campo de los estudios referidos al Buen Gobierno Corporativo y la Transparencia Informativa en el ámbito empresarial, tiene la responsabilidad de encabezar también la aplicación de dichas normas a las entidades sin ánimo de lucro al amparo de su firme convicción de que redundará necesariamente en un mejor funcionamiento del sistema económico y financiero".

Parecen argumentos literalmente válidos para las empresas cotizadas por simple coherencia con los principios de Sostenibilidad y Responsabilidad Social que abanderan, entre los que se empieza a abrir huec

Francisco Abad, fundador de la Fundación Empresa y Sociedad

Blogs Otros Articulos
 
Comentarios
No existen comentarios aún para esta noticia.
Envia a un amigo
De
Para (Email)
Dedicatoria
   
Deportistas Nº 75

Munideporte.com | Copyright 2011: Equipo de Gestin Cultural, S.A. Todos los derechos reservados
HSNET , patrocinador tecnolgico de Munideporte